viernes, 10 de junio de 2016

¿Qué es el Karate?

Reflexión de Sensei Luis Martín Ruiz

A veces me pregunto que es el Kárate, y cuales son los conceptos e ideas que tengo sobre él, y también me pregunto si estos conceptos después de desarrollarlos y aplicarlos durante más de cuarenta años pueden estar equivocados.
Hago esta reflexión después de analizar situaciones, circunstancias, decisiones y hechos de entidades y personas del mundillo del kárate que vienen ocurriendo desde hace años y que son contrarias a mis creencias y doctrina de lo que creo debe ser el verdadero sentido del Kárate Do.
Anko Itosu 1830-1915
Lo que sí está claro e indiscutible es que el Kárate nació como un método de defensa personal basado en técnicas defensivas y ofensivas, y los katas vendrían más tarde como una práctica de entrenamiento sin oponentes, y lo que también está claro es que las competiciones las organizaron más adelante aquellos que tenían otras inquietudes anodinas y discrepantes con la realidad de los primeros fundadores y grandes maestros.
Yo soy contrario a la competición dentro del kárate porque considero que el combate en toda su amplitud y vasto recorrido técnico es la raíz y la razón de ser del Kárate, y con la competición de siai kumite se han recortado el noventa por ciento de las técnicas y no dejan desarrollar las posibilidades reales de un karateka, y sobre la competición de katas considero que es una forma descafeinada que no define a ninguna persona, dirigida a sacar dinero a través de licencias.
Mi concepto radica en que el verdadero Kárate con mayúsculas es combate, batalla, o sea de personas valientes y que los katas también se deben trabajar constantemente pues en los katas se encuentran la mayoría de las técnicas de combate, pero como un entrenamiento adicional. ¿Manos vacías para qué, para combatir o para hacer katas?.
Infinidad de entrenadores adoctrinan a sus alumnos diciéndoles… “Este es un deporte para todos, que da la posibilidad de representar a tu club, a tu ciudad, a tu región y a tu país en competiciones y eventos y así podréis alcanzar la meta que sueña todo deportista, pero para poder competir tenéis que sacar la licencia federativa”. Este discurso es una falacia porque no todos los deportistas sueñan con representar a nada ni a nadie, hay verdaderos amantes del deporte que no ansían ni se obsesionan ni quieren saber nada de competición, y que sólo quieren entrenar, entrenar y entrenar, sólo para él mismo y para encontrarse consigo mismo, sereno y dueño de sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario