miércoles, 27 de diciembre de 2017

Matsumura no Bassai

Autor: Sensei Luis Martín Ruiz (Gimnasio Dojo Torcal)


Cuando se habla de katas, en una gran mayoría, los entendidos y estudiosos nos suelen regalar palabras y frases como… “según cuentan”, “las fechas son variables según las fuentes”, “este kata se le atribuye a…”, “según se cree”, “proviene de China, India”, etc, y así un cúmulo de suposiciones que se convierten en un galimatías, aunque algunos siguen al pie de la letra estos dimes y diretes, siendo expertos en todo y acumulando grandes dosis de información, pero al final no llegan a tener sus propios criterios y conclusiones.

No voy a intentar explicar su procedencia ni rastrear su historia, pues son tantas sus versiones que me seria muy difícil de enumerar, y seguramente caería en cualquier error histórico o novelesco.



Del estilo Tomari, el kata Matsumura no Passai, que le “suponen” más de 200 años, fue creada por Sokon “Bushi” Matsumura en la ciudad de Tomari, más adelante pasó a llamarse Matsumura no Bassai. El maestro Sokon Matsumura nace en Okinawa, estudiando también el arte del sable y del bo y de este kata parten Bassai dai y Bassai sho.

Múltiples son las interpretaciones y significado de su nombre, “asaltar la fortaleza”, “penetrar en la fortaleza”, “ocho fortalezas”, “abrir, romper, destrozar la fortaleza”, hasta la versión “combatir en la sombra” o “combatir de noche contra varios enemigos”. Me alejo de historias y leyendas y me centro en lo positivo y realidad de un kata muy superior, de una gran pureza en sus orígenes y proveniente de la cuna del kárate y que ha sido poco alterado, lleno de una gran riqueza de técnicas, de una gran potencia y dificultad elevada, desconocido por la mayoría de estilos y por una gran mayoría de los tribunales de la FEK.

Personalmente me quedo con el nombre de “penetrar en la fortaleza”, pues considero que curiosamente el primer movimiento de este kata no es defensivo como en la mayoría de otros katas, por el contrario, este primer movimiento se asemeja a un ariete golpeando contra un gran portón de una fortaleza o castillo.

El gran maestro Ankoh Itosu, alumno de Sokon Matsumura la adoptó como uno de los katas más potentes de nuestro estilo. Más tarde, en Japón, Gichin Funakoshi cambió algunas técnicas y posiciones para adaptarlas a su estilo Shotokan. Otros estilos más recientes también han intentado modificar aún más este kata tan puro del estilo Itosu Ryu.

El kata está plagado de defensas coordinadas, continuos cambios de brazos y posiciones variadas, con el objetivo de destrozar las líneas defensivas del enemigo a base de defensas potentes y de empuje. De esta manera, el practicante debe ser un alumno aventajado y de cierto nivel técnico, con una categoría de entendimiento de las técnicas, situaciones y aplicaciones que le lleven a realizar este kata de gran dificultad con la suficiente garantía de transmitir la gran riqueza de técnicas, y las sensaciones positivas que se asemejen a un combate real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario